jueves, 9 de junio de 2016

Bélgica acuña monedas con el rostro de un niño desaparecido


Por vez primera, no se trata de una persona célebre o una efeméride histórica. El Banco Nacional de Bélgica ha emitido una moneda de curso legal con la efigie de un niño perdido hace 20 años, como símbolo de apoyo a las organizaciones que trabajan en este ámbito. Las primeras monedas de 2 euros, que en lugar de tener el habitual perfil del Rey Felipe muestran el de Liam Van den Brande, ya han empezado a circular.

El 3 de mayo de 1996, Liam Van den Brande desapareció sin dejar rastro de la casa de su abuela, en la localidad belga de Malinas. Tenía 2 años de edad. Tras dos décadas de búsqueda, jamás se ha encontrado un rastro ni un indicio de lo que pudo pasarle. Ahora se hacen simulaciones fotográficas para intentar adivinar qué aspecto podría tener como adulto, aunque en la moneda, por supuesto, se ha estampado el rostro auténtico que se utilizó en los carteles alertando de su desaparición.

El Día Mundial de los Niños Desaparecidos se celebra cada 25 de mayo y, con ese motivo, la organización europea Child Focus propuso hace tiempo la idea de acuñar las piezas de curso legal (en este caso, 1.020.000) como llamada de atención. Como se explica en un vídeo en su página web, la acción puede servir para recordar a quienes tengan una de estas monedas en su mano que cualquier detalle o recuerdo podría ser una pista sobre el paradero de algún menor desaparecido. La organización las conoce como las «monedas de la esperanza».

Según Child Focus, cada dos minutos desaparece un niño en Europa, aunque muchos son localizados
Dirk Van den Brande, el padre del pequeño, ha declarado que está «feliz de que la imagen de Liam aparezca en una moneda para que se sepa que no le olvidamos».

El Banco Nacional de Bélgica había sido criticado en diversas ocasiones por la polémica utilización que ha hecho de su facultad de emitir euros. El año pasado, por ejemplo, se diseñó una pieza de dos euros conmemorando el 200 aniversario de la batalla de Waterloo. Ante las reticencias de Francia, todavía sensible ante los ecos de aquella derrota de Napoleón, se renunció a emitir esas monedas legalmente. En su lugar, la entidad encargada de fabricarlas, la Moneda Real, hizo dos emisiones, una de 2,5 euros y medio y otra de 10, destinadas a coleccionistas y que sólo se podían adquirir a través de internet. En el caso de la moneda con el rostro de Liam, sí es de curso legal, por lo que podría llegar a cualquier parte de Europa. Child Focus anima a las personas que reciban una de estas piezas a hacer una foto y enviarla a su página web, para amplificar los efectos de su campaña a favor de los niños perdidos.

Fuente:abc.es

No hay comentarios: