domingo, 20 de marzo de 2016

En mayo inicia la construcción de la expansión de la Casa de Monedas

La construcción de una nueva nave en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre que acogerá la nueva maquina y a su vez permitirá aumentar la producción del papel de alta seguridad sigue avanzando su tramitación en el Ayuntamiento de Burgos y ya está siendo informado por los técnicos municipales.
Entretanto, hoy la Comisión de Licencias prevé otorgar sendos permisos para lo que denomina «edificio de acabados» en el que invertirá casi 188.000 euros y un punto limpio y sala de carga de baterías con un importe de 70.000.
Respecto a la gran ampliación para la producción de papel, el organismo estatal invitará a cinco empresas a participar en la licitación para construir el inmueble. Las estrictas medidas de seguridad que son necesarias impiden que se saque un concurso libre, algo que viene siendo habitual en sus contrataciones. Al tratarse de un organismo público la contratación se hará siguiendo criterios de igualdad y transparencia. «Siendo una empresa como la nuestra de elevados niveles de seguridad no se puede abrir a la participación de todas las empresas del sector por una simple cautela», indicó el director, Antonio Olmos.
Aunque dependerá del proceso de adjudicación, la idea es que la obra, que se levantará dentro del recinto actual pueda empezar en mayo. La máquina que se instalará ya está ya contratada con la firma Voith Paper GmbH&Co por un importe de 15,1 millones de euros. «Lógicamente, cuando la máquina está contratada y se saben los datos como cargas, dimensiones, alturas es cuando se ha podido diseñar el edificio», añadió.
El objetivo es que la nueva máquina pueda estar operativa en 2017. La fábrica burgalesa suministra papel para imprimir billetes, tanto al Eurosistema como a bancos centrales e imprentas de moneda de todo el mundo. La nueva maquinaria será capaz de producir hasta 3.000 toneladas de papel al año, 1.000 más que en la actualidad, gracias a que alcanza mayores velocidades y rendimientos, lo que repercutirá en un menor coste de la producción. Durante este tiempo se continuará con la fabricación normal de papel y solo se interrumpirá durante tres meses para materializar el cambio de la actual maquinaria a la nueva y conectarla con el resto de las instalaciones de la planta.

Fuente:diariodeburgos.es

No hay comentarios: