jueves, 4 de julio de 2013

Monedas de burdeles exóticos del siglo XIX

Un numismático alcoyano ha adquirido en una subasta una curiosa colección de monedas de porcelana, que se utilizaban como forma de pago en burdeles asiáticos en el siglo XIX y que recientemente se han subastado en España. En su tiempo, llegaron a ser de uso común en Asia.

¿Qué pasaría si algún día en lugar de recibir el cambio en monedas de cobre o níquel fuera en monedas de porcelana? Perpleja se quedaría la mayor parte de la población. Pero hace apenas dos siglos este material formaba parte de las monedas que se empleaban como forma de pago en los burdeles de la actual Tailandia y otros países de la zona. Su equivalencia es difícil de calcular, ya que cada moneda procedía de una entidad diferente y cada empresa las acuñaba de forma privada con un sello identificador pintado a mano y con escritos chinos o vietnamitas.

Estas pequeñas se ofrecían como moneda de cambio en los burdeles de las zonas asiáticas, "lugares que eran casas de té donde se solían dar masajes, un concepto oriental que nada tiene que ver con el europeo", explica Juan Carlos Miró, numismático alcoyano.

Sin embargo, el prestigio, valor de cambio y respaldo económico de estas diminutas piezas consiguieron la aceptación de la población, tanto es así que la gente las utilizaba para comprar cosas tan básicas como el pan y la leche.

Juan Carlos Miró es un profesional de la numismática que siempre se ha sentido atraído por el mundo del coleccionismo, una pasión que le llevó a adquirir estas curiosas monedas de una colección particular que salió a subasta hace poco meses en España.

El coleccionista confiesa que "estas piezas son muy interesantes, divertidas y a la vez especiales porque las diferencia de toda moneda típica, por el material del que están hechas y porque no son habituales en otros lugares".

Aunque las monedas se encuentran a la venta, de momento continúan en manos del coleccionista. Miró asegura que los precios son bajos y asequibles, no obstante, matizando que es difícil fijar un valor preciso a estas reliquias, que forman parte de un tesoro inédito y en verdad sorprendente.

Fuente:diarioinformacion.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Sorprendente!