viernes, 14 de diciembre de 2012

Entrevista a Marta Campo Diaz


El diario de Ibiza realizo una entrevista a Marta Campo una de las conferencistas de la Jornada Arqueologicas, que la pueden leer acotinuación:

Las XXVII Jornadas de Arqueología Fenicio-Púnica analizan esta semana el papel de la moneda en las sociedades fenicio-púnicas. La primera conferencia (´De dónde venían y adónde iban las monedas fenicio-púnicas´) corrió ayer a cargo de Marta Campo, exdirectora del Gabinete Numismático del Museu Nacional d´Art de Catalunya. Se acaba de jubilar, pero asegura que no dejará de investigar.

J.M.L.R. | IBIZA ¿Cómo eran las monedas que se acuñaban en Ibiza?
„La de Ibiza era la gran ceca de esta zona del Mediterráneo. Cada territorio fenicio-púnico acuñaba con unas características muy diferentes. Las de esta isla tenían siempre al dios Bes, a veces tanto en el anverso como en el reverso, y a veces en el anverso a Bes y en el reverso a un toro, un animal de significado religioso relacionado con el ritual del sacrificio. Eran de bronce, de peso bastante bajo, para su uso cotidiano. Lo cual significa que Ibiza, desde una época muy temprana, necesitó monedas. Es decir, existía un sistema avanzado respecto a otros territorios del Mediterráneo Occidental.

„Para tener una ceca, la isla debía ser importante.
„Aquí empieza a acuñarse moneda en el siglo IV antes de Cristo, cuando en la Península nadie lo hacía aún, salvo los griegos en Emporion [Ampúries]. Ibiza era un puerto comercial muy potente, con muchas relaciones con el exterior. Eso facilita que empiece a acuñar, aunque en general casi no se conocía la moneda.

„¿De dónde venían y adónde iban esas monedas?
„Cada ceca acuñaba para el consumo interno de su territorio. La moneda de plata se usaba para financiar ejércitos y grandes transacciones comerciales. Es en esos casos cuando salen más de su territorio. La moneda de bronce también circula fuera de la isla de Ibiza porque aquí llegan muchos mercaderes, naves de comercio púnico, sobre todo. Cuando se iban de la isla, los mercaderes llevaban consigo algunas monedas, pero no por pagar o cobrar grandes cosas, sino como cuando nosotros vamos al extranjero y nos quedamos con algunas monedas. En esa época la moneda circulaba por su valor intrínseco: el de la plata, el del bronce... Se podía, así, usar monedas de otros sitios en los mercados locales. En Ibiza, por ejemplo, se han encontrado monedas cartaginesas y de la Península Ibérica.

„¿Dónde estaba la ceca?
„Había una sola, pero no se sabe dónde estaba. Era un pequeño taller con fuego para fundir los metales y en la que debían trabajar un par de hombres acuñando, limpiando, pues hay que bruñir las piezas... Eso la de Ibiza, que aunque era grande no lo era tanto como la de Roma, que debía acuñar para todo el imperio. Las cecas locales solían ser pequeños talleres. Incluso se piensa que las iban montando y desmontando según las necesidades. Que se necesitaba moneda, pues se llamaba a un grabador o a uno que entendiera cómo se fundían los metales. Por los hallazgos se sabe que había esa ceca, y que estaba en la capital, en Vila. Normalmente estaban situadas en lugares importantes. Lo habitual es que estuvieran en el centro de la ciudad. Algunas se situaron junto a un templo, al menos en el mundo romano y griego.

„¿Los ebusitanos pagaban con monedas cuando iban al mercado a comprar cuarto y mitad de salazón?
„O se pagaba con moneda o por intercambio de bienes. También se podía pagar con otros sistemas, como plata a peso. Pero en este asunto todo es ciencia ficción, pues casi no hay textos que expliquen cómo lo hacían. Se conserva una inscripción de Cartago en la que se dice lo que costaba hacer sacrificios en un templo (el de una gallina, por ejemplo). Había unas tarifas. En el mercado, por lo que sabemos del mundo griego de la época, o bien intercambiaban mercancías o se podía pagar en moneda. Los dos sistemas convivieron hasta la Edad Media. Pero eso es especular, pues no tenemos datos. Sabiendo cómo funcionaba en el mundo griego romano podemos imaginar que en Ibiza funcionaba igual.

„En el subtítulo original de la conferencia menciona la fiscalidad. ¿Ya había defraudadores o ahora somos peores?
„Lo de la fiscalidad lo he quitado finalmente del subtítulo, pues del mundo fenicio-púnico no se sabe nada de ese asunto. Se ha estudiado en el mundo romano, pero del fenicio-púnico se desconoce. En el mundo griego sí se podían pagar impuestos con monedas. Es de suponer que también en el fenicio-púnico, pero eso es especular tanto que he preferido suprimirlo. Ya he especulado bastante. La verdad es que todos especulamos cuando hablamos del mundo antiguo, pues hay pocos datos y queremos sacar de ellos el máximo partido.

„¿Cuál es el lugar más lejano adonde fue a parar una moneda hecha en Ibiza?
„Donde se han encontrado muchas, grandes cantidades, es en Pompeya (Italia). Se ha hallado en todas las costas de la Península, en el sur de Francia, en el norte de África. Pero lo más curioso es lo de Pompeya.

„¿Por qué es curioso?
„Hace dos años incluso se celebró un congreso en Roma para hablar sobre este tema, para intentar aclarar por qué llegaban esas cantidades tan enormes de moneda de Ebusus a Pompeya. Y después de estar debatiendo allí dos días, no se vio muy claro cuál era la explicación. Quizás por relaciones comerciales, pero esa no es razón suficiente para justificar esas cantidades. Para ese gusto de los pompeyanos por la moneda de Ibiza no acabamos de encontrar la explicación. Hay hipótesis, pero...

„Otro misterio sin resolver.
„Por suerte, pues así quizás tengamos la oportunidad de que se celebre otro congreso en Roma.

„No es la primera vez que viene a Ibiza. El director del Museo Arqueológico, Jordi Fernández, recuerda cómo ambos se dejaron los dedos limpiando monedas ebusitanas.
„Creo recordar que fue en 1973 cuando vine a Ibiza a hacer la tesis doctoral. Fue entonces cuando le nombraron director del museo en funciones. Jordi Fernández me facilitó venir a la isla y consultar todas las colecciones. Por entonces estaba todo por ordenar y por hacer. Esa época la recuerdo con mucho cariño. Ordenábamos las colecciones, las fotografiábamos, dábamos números de inventario y luego estudiábamos pieza por pieza para saber de dónde eran exactamente, de qué época... Teníamos que raspar y cepillar las monedas, pues muchas, como eran de excavación, estaban llenas de tierra. Acababas con los dedos destrozados. Era duro.

„¿Se desechaban las monedas con defectos?
„Según qué época, Ebusus misma acuñó con más o menos calidad. Hubo momentos en que estaban bien centradas y el metal era de calidad, los cuños eran muy artísticos, con relieves estupendos; pero hay otras en que el resultado era rudimentario, el metal tenía mucho plomo y el dios Bes era esquemático. Algo pasaba.

„¿Una crisis?
„Pues no. Las del siglo III a. C ., por regla general, eran muy rudimentarias. Pero justo en esa época, a Ebusus le iban las cosas muy bien. No pasaba por ninguna crisis. Luego, en el siglo II a. C. son de mejor calidad, pero económicamente no había cambiado nada. Quizás hubo momentos que no podemos ya reconstruir y que influyeron, pero por lo general no hay relación entre la calidad de la moneda y la economía de Ebusus.


Continuar leyendo  http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2012/11/20/marta-campo-diaz-sola-moneda-historia/589569.html

No hay comentarios: