lunes, 23 de abril de 2012

Placa en la Casa de la Moneda para conmemorar la vinculación entre la Ceca segoviana y la Ciudad de Hall, Austria


Una placa conmemorativa, colocada en la fachada de uno de los edificios de la Casa de la Moneda, recuerda desde ayer la estrecha relación numismática e histórica entre la ciudad de Segovia y la de Hall, la urbe tirolesa donde se fabricó, a finales del siglo XVI, el ingenio de acuñar monedas a rodillo que se instalaría en la Ceca segoviana.
Al acto acudió una amplia representación del país centroeuropeo, encabezada por el embajador de Austria en España, Rudolph Lennkh; e integrado, entre otros, por la alcaldesa de Hall en el Tirol, Eva Posch, el Conde Karl Khevenhüller-Metsch —descendiente del embajador de la corte de Viena en la España de Felipe II, el conde Hans Khevenhüller— y el director del Instituto Histórico Austriaco, Karl Rudolf.
Además del alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, al acto también acudió el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, Javier López-Escobar, el secretario general de la Subdelegación, Fernando de Antonio, además de numerosos miembros de la corporación municipal, como Jesús Postigo (PP) y Luis Peñalosa (IU).
En su intervención, Arahuetes repasó los episodios históricos que unieron a ambas ciudades en el siglo XVI y cómo sus Cecas habían experimentado a lo largo de los siglos acontecimientos paralelos; de un cierto olvido hasta desembocar en sendos proyectos de rehabilitación, acabados en los últimos años. En declaraciones a los periodistas, después de descubrir la placa junto a la alcaldesa de Hall, Arahuetes resaltó que "son dos Cecas hermanas, tuvieron un pasado esplendoroso, y ahora han sido recuperadas, la de Segovia un poco más tarde (…) sus vidas son paralelas y nuestras relaciones son estrechas y muy fluídas".
Con anterioridad, el alcalde relató los episodios históricos que recuerda la placa cinco siglos después. Felipe II decidió instalar una nueva Casa de Moneda, en Segovia, a finales del siglo XVI, con el objetivo de introducir en sus reinos la nueva técnica de acuñar monedas a rodillo. Al monarca, según recordó Arahuetes, le habían llegado informaciones de una novedosa máquina accionada hidráulicamente que desde 1567 acuñaba en la ceca de Hall en Tirol, propiedad del archiduque Fernando de Tirol, primo de Felipe II.
El nuevo ingenio garantizaba una mejor calidad de monedas, producidas de forma mecánica con más rapidez, y no a mano con un martillo, reduciendo de esta forma el personal y los gastos, lo que redundaba en un significativo ahorro. En 1582, estando Felipe II en Portugal, se formalizó la solicitud, se fijó el precio del ingenio, la manera de enviarlo y las necesidades arquitectónicas y técnicas para colocarlo. Así, mientras el ingenio se construía en la ceca de Hall en Tirol, se preparaba en España la estructura necesaria para colocar la maquinaria que finalmente regalaría el archiduque Fernando a su primo Felipe II.
En 1585 llegó a Segovia el ingenio, después de un largo viaje, acompañado de un grupo de monederos de Hall en Tirol, que lo pusieron en función el real ingenio. Al año siguiente arrancó la producción regular de monedas de una calidad hasta ahora desconocida en España, que se continuó hasta la segunda mitad del siglo XVIII cuando se introdujeron las prensas a volante.
En 1869 se dio orden de cerrar la casa de la Moneda de Segovia, tras tres siglos de funcionamiento y, una década después, revivió como fábrica de harinas, hasta llegar a su abandono total en 1967. "Pero hoy ya podemos disfrutar del esplendor de esta Ceca, uno de los edificios industriales más antiguos del mundo", indicó Arahuetes. El alcalde de Segovia destacó el interés de las dos ciudades en salvar y revitalizar los dos conjuntos arquitectónicos y orientarlos hacia nuevas funciones como espacio público y como museo.
Por su parte, la alcaldesa de Hall, Eva Posch, felicitó al alcalde, como representante de todos los segovianos, por"rescatar del olvido un maravilloso edificio histórico, una joya digna de la magnífica ciudad de Segovia". "En la historia de Hall hemos logrado a muchos edificios darles una nueva vida y un uso contemporáneo, deseo que Segovia, sus habitantes, y todos los ciudadanos puedan disfrutar de la misma manera de estas instalaciones", añadió.
El embajador de de Austria en España, Rudolph Lennkh, confesó que cuando visitó el pasado otoño la Ceca restaurada le llamó la atención que no existiera ninguna referencia al origen y vínculos de la Casa de la Moneda con Austria y así, en su siguiente viaje a Segovia, propuso al alcalde la instalación de la placa. Indicó que la relación entre España y Austria es "rica y compleja" y apuntó que esperaba que la placa “no sea solo el recuerdo de un episodio del pasado, sino que sirva de pequeño impulso para mantener vivo el vínculo que tenemos en común".

Fuente:eladelantado.com

No hay comentarios: